Archive for the ‘Eurovision’ Tag

Y ganó Azerbaiyán

Ya se ha celebrado el Festival de Eurovisión y un año más no he acertado. Mi favorita, Islandia, se ha quedado en eso de la mitad de la tabla. Y la gran triunfadora de la noche ha sido la pareja de Azerbaiyán.

A pesar de que no haya ganado la que a mí me gustaba, esta vez no me he cabreado tanto como en otros festivales. Quizás porque me ha gustado la actuación de la pareja ganadora. De alguna forma,  me lo he tomado como una especie de venganza por lo que pasó el año pasado, en 2010, cuando quien tenía que haber ganado era otra pareja, en este caso danesa. Aquella canción era mejor.

Bosnia tuvo bastantes más opciones que Serbia, que, al contrario de lo que yo pensaba, no terminó de cuajar entre el público.

España ha vuelto a quedar muy atrás con una canción que era indefendible. Y el “nuevo” comentarista, Íñigo, ha llorado demasiado en las votaciones. Parecía el Mourinho de esto del cante. Tiene que hacérselo mirar, porque además la cagó en dos ocasiones, cuando es más importante mantener el tipo: al principio y al final. A pesar de todo, sigue siendo un profesional.

En cualquier caso, y aunque insistan machaconamente en que este año la cosa tenía mucho nivel, lo cierto es que este ha sido uno de los festivales más pobres musicalmente hablando.  Y además me mosquea mucho que se esté dando demasiada cancha al play back. Era lo que nos faltaba.

Me gusta Eurovisión

Todos los años veo el Festival de Eurovisión.  Es una especie de ritual. Me trae muy buenos recuerdos.  Y sí, cuando lo digo públicamente he tenido que tropezar con gilipollas que al enterarse me dicen con aire condescendiente que eso de Eurovisión sólo es para frikis o para gays. A mamarla, a mí me gusta y punto. Y lo veré hasta que me muera porque lo he convertido en una noche mágica. De las pocas noches en las que veo la televisión.

Reconozco que el Festival ha perdido mucho. Ha habido errores de bulto por parte de sus responsables.  La eliminación de la orquesta, el abuso del play back, el afán por parte del colectivo homosexual de apropiarse del evento, la eliminación del jurado,  las votaciones populares por teléfono o SMS, los programas basura para elegir las canciones, alargar artificialmente el evento con semifinales y dejar de lado a auténticas potencias en el mundo de la canción como Irlanda o Italia son, entre otras, cosas que me tocan mucho los cojones.

Pero al final, es lo que es. Un festival de una noche. Una pequeña cita. Un conjunto de canciones que intentan recauchutar lo que ha triunfado durante el año. De vez en cuando se cuela alguna joya. Este año, en una edición de una calidad más bien baja, el tema elegido parece ser el “buen rollo”. Todo apunta a un duelo musical entre Bosnia y Serbia. Tiene cojones, hace unos años estaban matándose. A disfrutarlo.

Yo ya tengo una canción favorita. Y no es ninguna de esas dos de arriba. Otro año que tampoco acertaré y me cabrearé solo.