HAY MÁS MUNDOS

 

 

Juego: Mass Effect

Valoración: 8,9

Soporte: Xbox 360

Idioma: INGLÉS (SUBTÍTULOS EN CASTELLANO)

Edad: +18

Precio: 59,95 euros

 

Quise pasarme dos días encerrado en casa, totalmente aislado, decidido a sobrevivir a base de caña de lomo, queso graso y cerveza. El teléfono móvil desconectado y el fijo descolgado. Sencillamente decidí desaparecer del mundo ese fin de semana. Pero me encontré con otro, de enormes dimensiones. Una realidad alternativa, diferente y rica. Era el mundo que ha creado Bioware con Mass Effect.

 

Desde el principio uno se da cuenta de que este juego es grande. De lo mejor que he visto en la Xbox 360. La historia te envuelve a las primeras de cambio y te descubres aturdido y fascinado tras la primera hora, en la que la información se te proporciona en las dosis necesarias para que te metas de lleno en la historia.

 

Mass Effect combina varios estilos. Es un juego de rol futurista en el que interactuas y en el que tienes esa sensación de estar viviendo tu propia historia, interactuando con los personajes. Pero al mismo tiempo, ofrece adrenalina pura cuando se transforma en un shooter del más alto nivel. La banda sonora deslumbra y me ha puesto la piel de gallina en más de una ocasión. Solo en casa, con sabor a queso y lomo, yo, Shepard, era el protagonista de una película plena.

 

Razas, armas, criaturas, tecnologías, mitos, rencores, giros, sorpresas, todo ello envuelto en un argumento redondo. El juego tiene unos excelentes diálogos, pero son en inglés. Eso sí, los subtítulos salvan esa circunstancia. Aunque bien es cierto que su tamaño vuelve a ser excesivamente pequeño, algo que a los miopes de calibre menor nos obliga a acercarnos a la pantalla.

 

Tras dos días absorvido por este juegazo, llegó el día en el que no tuve más remedio que salir de casa. Me reencontré con este mundo, el de siempre. Dándole vueltas a mis andanzas por esos planetas, olvidé las llaves dentro y cerré la puerta. Tremendo despiste. Me vi entonces con una piedra en la mano, dispuesto a romper una ventana para entrar, pensando que me saldría más barato que pagar a un cerrajero. Horas antes yo había sido un hombre cuya misión era salvar el Universo. Es lo que tiene cambiar de mundos.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: