Archive for 20 mayo 2008|Monthly archive page

EL CLÁSICO ACTUALIZADO

 

Juego: Call of Duty 4: Modern Warface

Valoración: 8,9

Soporte: PC

Idioma: CASTELLANO

Edad: +16

Precio: 59,95 euros

Acción, intensidad, caos, guerra, velocidad, sangre, gritos, helicópteros, emoción, balas, humo, explosiones, frenesí, táctica, fanatismo, sangre, conspiración, M14, piques, cooperación, misión, ejército, velocidad, sacrificio, realismo, paciencia, decisión, soldados, muerte, alianzas, cura, adicción, puntería, GK36, refugio, granadas, estrategia, puñetazos, supervivencia, coberturas, paranoia…Son sólo algunas palabras que asocio a la experiencia jugable del Call of Duty 4: Modern Warfare, un videojuego pleno.

 

Si bien es cierto que siempre mantuve cierta fascinación por la saga de Infinity Ward, reconozco que no las tenía todas conmigo con este título antes de que saliese a la venta. El motivo es que había un cambio sustancial: sus creadores habían decidido cambiar los clásicos escenarios de la II Guerra Mundial por el de conflictos bélicos actuales. Sin embargo, bastaron las primeras horas de juego para darme cuenta que el producto, lejos de restar, ha sumado.

 

COD4 es un juego experimentado, con sabor a clásico, un shooter en primera persona que tiene las cosas muy claras. De hecho, su modo campaña no deja de ser un pretexto para atraparte de lleno. Hay quien dice que es corto, pero su intensidad lo compensa. Además, llegados a este punto se deja de tonterías, consciente de que lo verdaderamente importante, el corazón, es su modo multijugador.

Escenarios de Europa del Este u Oriente Medio albergarán así experiencias bélicas de primer orden con otros jugones con quien nos mediremos en red. Fiel al estilo COD, existen diversas modalidades de reto. Reconozco que mi preferido sigue siendo el de capturar la bandera, aunque hay muchas otras, incluido el siempre popular ‘deathmatch’. Las horas de diversión metidos de lleno en esta guerra moderna están aseguradas. Afina tu puntería.

 

Anuncios

ME QUEDO CON ANNE

 

Juego: Kane & Lynch: Dead Men

Valoración: 5,4

Soporte: Xbox 360

Idioma: CASTELLANO

Edad: +18

Precio: 56,95

 

Hay experiencias que te quedan grabadas sin que puedas hacer nada para remediarlo. Aunque pase el tiempo siempre van a estar ahí, clavadas en tu mente, sirviéndote de referencia. Uno las capta donde menos se lo espera. Oyendo una canción, viendo una película, disfrutando de una puesta de sol o jugando a un videojuego. Pues bien, Kane & Lynch: Dead Men no cumple con ese objetivo. Ni de lejos. Anne sí.

 

El producto, de los creadores de Hitman y que tanto prometía, no llega ni mucho menos a satisfacer las expectativas creadas. Sí, es un juego de acción, técnicamente está bien acabado, tiene un buen sonido… Pero sinceramente, me he aburrido al jugarlo. Y eso no puede ser. Con Anne, eso no me pasa.

 

El argumento es muy mejorable, a pesar de que tenía un buen punto de partida. Pero no da la talla. Y luego estan esas cosas extrañas. Me refiero a cuestiones absurdas, como que cuando te matan te puedan revivir poniéndote una inyección de adrenalina una y otra vez, o que tus compañeros de masacres se comporten como lelos en medio de un tiroteo letal. Por contra, Anne no es absurda, es absoluta.

 

Kane & Lynch: Dead Men no es una experiencia inolvidable. Es prescindible. Para inolvidable, la aparición televisiva de Anne Igartiburu este año en la retransmisión de las campanadas de nochevieja. Eso sí que fue una experiencia. Un vestido inimaginable para una mujer eterna. Ese momento sí que se te queda grabado en la mente. No subproductos como este Kane & Lynch, que refritan lo que ya conocemos. Tu eliges. Yo me quedo con Anne.

EL VIDEOJUEGO PARROCHA

 

Valoración: 6,8

Soporte:: Xbox 360

Idioma: Castellano

Edad: +3 años

Precio: 69,95 euros

 

Lo que tienen de bueno las parrochas es que son muy agradecidas. Siempre entra una ración. Vayas donde vayas y en cualquier época del año.Es un plato completo, en el sentido más amplio de la palabra. Nutritivo, sano, marinero, vigoroso, incluso simpático. Pasada o poco hecha, grande o pequeña, toda parrocha tiene su encanto propio, aunque todas sepan a lo mismo.

Luego está la liturgia. La de compartir. Porque la ración de parrochas no se pide para uno solo, sino que se disfruta en compañía. Todos metiendo mano en la fuente, entre culetes de sidra, en una especie de gran consenso con sabor a mar. Por eso es digna de admiración, porque la parrocha siempre cumple.

Pues resulta que jugando al Pro Evolution Soccer 2008 me he acordado de las parrochas. Estos japoneses de Konami han dado con una fórmula que satisface a los jugones en todas sus entregas. Fiel a sí mismo, el nuevo PES vuelve a gustar sin necesidad de sorpresas. No cansa, aunque no sobresale. Tiene un sabor conocido. Es el videojuego parrocha.

Vuelve a ser de lo más jugable, pero sin grandes novedades. Bueno, sí, está más en su punto, porque han mejorado la interfaz, y el producto ofrece un poquito más de carga gráfica. Siguen sin dejarnos acercar para presionar en los saques de banda, algo que nunca he entendido. Vamos, lo de siempre, el gustillo ese que tantos momentos de gloria nos ha dado. ¿Hace una de parrochas?

 

UNA DE AVENTURAS

 

Juego: Uncharted. El tesoro de Drake.

Valoración: 7,5

Soporte: PS3

Idioma: Castellano

Edad: +12

Precio: 66.95 euros

 

    Llevo unos días enganchado al Uncharted: El tesoro de Drake, pifiando con mi negra de Sony. Y la verdad es que lo estoy pasando bomba. Es un juego de aventuras y acción que despliega un poderío cinematográfico muy currado. Se agradece el esfuerzo. Películas míticas como En busca del arca perdida o o Tras el corazón verde parecen estar detrás de este invento del estudio Naugthy Dog.

     

    En la presentación oficial del juego en Madrid organizaron ya un despliegue a lo grande. Hasta el propio Miguel de la Quadra salcedo, mítico aventurero bigotudo, se subió al púlpito para explicar la historia del auténtico tesoro de Drake. Quién me iba a decir a mí que iba a ver a este personaje hablando de videojuegos.

     

    Ya metido en la aventura encarno a Nathan Drake, un cazatesoros que va en busca de ese preciado objetivo. Lo que ocurre es que tengo competencia. Y ahí se arma el lío. Me acompaña una periodista de muy buen ver, a la que le tiro los tejos de forma descarada. De hecho, lo bueno que tiene este título es el excelente doblaje, así como su ambientación. El personaje de Nathan es bastante gañán, y lejos de la acción, se convierte en un auténtico garrulo. Toques de humor que aderezan la acción y que vienen muy bien en el marco de un sólido argumento.

     

    Una exótica jungla del pacífico, templos monumentales, trampas o fortalezas aderezan la acción en la que nos moveremos. Y aunque parezca que tengamos un muy alto grado de libertad a la hora de movernos, lo cierto es que una vez que te paras a pensarlo, existe cierta linealidad, La experiencia recuerda, por momentos, a Tomb Raider y existen minijuegos para intentar romper monotonías. Los gráficos están conseguidos, el juego se desarrolla de forma fluida. En definitiva, un clásico de aventuras que no defrauda.

LA OCULTA PERVERSIÓN

 

Juego: Imperivm Civitas II

Valoración: 6,6

Soporte: PC

Idioma: CASTELLANO

Edad: +12

Precio: 19,95 euros

 

Fue noticia hace un tiempo. El Parlamento Europeo ubicado en Estrasburgo (Francia) era el escenario de la presentación del juego Imperivm Civitas II. Eurodiputados de Italia, España y Grecia participaron en el acto bajo el lema ‘Aprende jugando con la historia’. Destacaron el carácter educativo y pedagógico del juego. La europarlamentaria italiana Roberta Angelilli se lanzó rápidamente y calificó al videojuego como “una herramienta para la creación de futuros ciudadanos de Europa interesados en la gestión y organización pública y en el respeto a la ley”.

 

Todo muy bonito, formativo, enriquecedor y sano. Algunos jugones incluso lo vieron con buenos ojos. Pero eso es porque no perciben la perversión subyacente. El auténtico cáncer de este tipo de iniciativas. Lo que realmente están haciendo esos eurodiputados, tan aficionados a disfrutar la noche de Estrasburgo en ese bar donde te ponen los hielos con la mano que se llama Les Aviateurs, es imponernos una distinción entre videojuegos buenos y videojuegos demoniacos. Evidentemente Imperivm Civitas II estaría en el primer grupo, el resto ya se verá.

 

Y eso es algo inaceptable. Yo quiero ser libre para jugar al Imperivm cuando quiera, gestionando la sociedad romana, con un nivel de detalle importante, aunque sin excesivas novedades frente a su predecesor. Pero al tiempo, reclamo la opción de cambiar el chip y poner el Call of Duty o el GTA para pegar unos tiros. Me escandaliza el intervencionismo de estos eurodiputados que tocan a dos secretarias por cabeza, con buena presencia y alta cualificación, que les hacen sus notas de prensa llenas de moralina. Sencillamente rechazo que gestionen mi tiempo de ocio. Ni que me digan lo que está bien y lo que está mal. Exijo que se me respete como jugón.

 

Imperivm Civitas II, de la compañía española FX Interactive, no necesita de avales universitarios ni de experiencias pilotos. Tampoco debe servir de cobijo a esa perversión de Angelilli y compañía. Es un juego que cumple por sí solo y que nos vuelve a introducir de lleno en los entresijos de la siempre fascinante sociedad romana. Quizás echemos de menos algo más de profundidad en lo que se refiere a la gestión militar. Pero claro, eso no era tan políticamente correcto. Están locos estos romanos…

PELIGROSA DECEPCIÓN

 

 

Juego: Dynasty Warriors 6

Valoración: 5,1

Soporte: PS3

Idioma: Castellano (subtítulos)

Edad: +12

Precio: 69,95

 

Lo peor que le puede pasar a cualquier comprador de juegos es comprobar que lo que se ha adquirido no responde a las expectativas que tenías. Se te viene el mundo encima, porque te has gastado una pasta en el producto, llegas a casa con ilusionado como un perro y entonces la decepción te consume ante lo que ves y se te viene el mundo encima. Es lo que puede ocurriros con Dynasty Warriors 6, la irrupción de la saga en la consola de nueva generación de Sony.

 

Sinceramente creo que las mejoras técnicas, pocas, que he visto en este título respecto a sus anteriores entregas responden más a mi recién adquirida pantalla de plasma que al videojuego en sí. Y eso que sus creadores presumen de haber recurrido a un nuevo motor gráfico.¿Qué han hecho con él?. Porque digo yo que lo menos que podemos exigir a la hora de que un título aterrice en una consola de nueva generación es algún tipo de salto evolutivo, un lógico valor añadido que no renuncie a la esencia. Pero tomaduras de pelo, las justas.

 

Y lo dice alguien que siempre se lo ha pasado pipa con las entregas de Dynasty Warriors en PS2, una saga con tintes novelescos que te lleva a la China de hace 2.000 años, con sus luchas entre dinastías. A partir de ahí, la acción es frenética y te castigas el dedo contra los botones en medio de cientos de enemigos, fulminándolos, con una música guitarrera que, aunque descontextualizada, te ayuda a descargar más adrenalina.

 

En Dynasty Warriors 6 volvemos a encontrar exactamente lo mismo. No hay avances significativos y el juego ni siquiera ofrece la posibilidad de jugar en red contra otros adversarios. Tiene bemoles la cosa. Un modo ‘musou’, con una campaña personal de nuestro personaje, otro ‘libre’ en el que podremos elegir escenario, y el ‘desafío’, completan en líneas generales las tres alternativas de juego. Puede que si sois fans de la saga os satisfaga esta entrega, pero os recomendaría que antes lo alquiláseis y le echáseis un ojo. Sólo es un consejo.

HAY MÁS MUNDOS

 

 

Juego: Mass Effect

Valoración: 8,9

Soporte: Xbox 360

Idioma: INGLÉS (SUBTÍTULOS EN CASTELLANO)

Edad: +18

Precio: 59,95 euros

 

Quise pasarme dos días encerrado en casa, totalmente aislado, decidido a sobrevivir a base de caña de lomo, queso graso y cerveza. El teléfono móvil desconectado y el fijo descolgado. Sencillamente decidí desaparecer del mundo ese fin de semana. Pero me encontré con otro, de enormes dimensiones. Una realidad alternativa, diferente y rica. Era el mundo que ha creado Bioware con Mass Effect.

 

Desde el principio uno se da cuenta de que este juego es grande. De lo mejor que he visto en la Xbox 360. La historia te envuelve a las primeras de cambio y te descubres aturdido y fascinado tras la primera hora, en la que la información se te proporciona en las dosis necesarias para que te metas de lleno en la historia.

 

Mass Effect combina varios estilos. Es un juego de rol futurista en el que interactuas y en el que tienes esa sensación de estar viviendo tu propia historia, interactuando con los personajes. Pero al mismo tiempo, ofrece adrenalina pura cuando se transforma en un shooter del más alto nivel. La banda sonora deslumbra y me ha puesto la piel de gallina en más de una ocasión. Solo en casa, con sabor a queso y lomo, yo, Shepard, era el protagonista de una película plena.

 

Razas, armas, criaturas, tecnologías, mitos, rencores, giros, sorpresas, todo ello envuelto en un argumento redondo. El juego tiene unos excelentes diálogos, pero son en inglés. Eso sí, los subtítulos salvan esa circunstancia. Aunque bien es cierto que su tamaño vuelve a ser excesivamente pequeño, algo que a los miopes de calibre menor nos obliga a acercarnos a la pantalla.

 

Tras dos días absorvido por este juegazo, llegó el día en el que no tuve más remedio que salir de casa. Me reencontré con este mundo, el de siempre. Dándole vueltas a mis andanzas por esos planetas, olvidé las llaves dentro y cerré la puerta. Tremendo despiste. Me vi entonces con una piedra en la mano, dispuesto a romper una ventana para entrar, pensando que me saldría más barato que pagar a un cerrajero. Horas antes yo había sido un hombre cuya misión era salvar el Universo. Es lo que tiene cambiar de mundos.

MANOS AL VOLANTE

Juego: Colin Mcrae Dirt

Valoración: 7,2

Soportes: Xbox360

Idioma: CASTELLANO

Edad: +12

Precio: 66,90 euros

Conozco a un tipo que para los juegos de coches se pone un casco real en la cabeza. El mismo que usa para ir en moto. Y los altavoces a todo gas. La primera vez que lo vi con esa pinta sentado en el sofa y la mirada clavada en la television, sencillamente aluciné. No le quité ojo mientras corría. Le oía maldecir a sus rivales, a la par que movía cabeza y cuerpo en cada curva. 

Tras quitarse el casco, me miró, sudado y con la cara congestionada. Le pregunté que por qué se ponía el casco de marras. “Joder, pues para darle más realismo”, me espetó, como si fuese algo que cayera de cajón. “Serás friqui”, le respondí.

Lo cierto es que cuando le he metido mano al ‘Colin McRae Dirt’ en la Xbox 360 me he acordado del sujeto en cuestión. Porque si lo que le gusta es realismo, seguro que lleva unas cuantas semanas dándole a este juego. Se trata de un producto muy bien acabado, que estando en la línea de la saga ofrece mejoras importantes y una calidad gráfica desbordante. Nada nuevo bajo el sol, pero solvente.

El título fue desarrollado y publicado cuando el hombre que da nombre a la saga, el piloto inglés Colin McRae aún vivía. La noticia de su muerte, el pasado 15 de septiembre en un accidente de helicóptero, estremeció a todo el mundo del automovilismo. Su hijo de cinco años también murió. El fatal suceso se me viene a la cabeza cada vez que me pongo a jugar a ‘Dirt’. El bueno de Colin adquiere tintes de leyenda.